miércoles, 2 de diciembre de 2015

¡Quiero conocerte!


¡Hola, personas hermosas! ¿Cómo va su día? Quise redactar ésta entrada porque, y les diré la verdad, me siento solita aquí. Yo sé que muchos visitan mi blog y las cifras de visitas me lo confirman, pero, quisiera que hiciéramos contacto.

Las redes sociales se hicieron para comunicarse y yo quisiera conocer a las personas que se toman la molestia de visitar mi blog. Así que les dejaré mis redes sociales para que interactuemos por la vía que ustedes prefieran.

Twitter: @Crijarlis
Instagram: crijarlisarteaga
Tumblr: the-human-zoo.tumblr.com
Ask: ask.fm/Crijarlis
Por aquí con los comentarios.
Y hasta por mi correo: crijarlismalik@gmail.com

¡Vamos! ¡Atrévanse! Yo sé que no somos muchos, pero, podemos convertirnos en una gran familia online. 

Ya, eso era todo lo que les quería decir. Que tengan un lindo día.

Adiós, personas hermosas.

martes, 1 de diciembre de 2015

Me Alegro Por Ti. Capítulo 2

2.

         5 de Enero.

         Es de madrugada y acabo de terminar de leer Bajo la misma estrella, he leído ese libro más de 10 veces y aún no lo supero. Con mi depresión pos lectura arrastré mi cuerpo fuera de la cama.

         Es un trayecto largo desde la biblioteca hasta el baño, pero llegué rápido. Mientras me caía el agua helada en el cuerpo, solté un gemido de dolor por lo bajo ya que cada corte ardía como el diablo, ya estaba acostumbrada a eso y podía soportarlo. Salí de la ducha, desenredé mi cabello con un peine viejo y me sequé como pude.

         Después de llegar de mi jornada de ejercicios diaria, preparaba el desayuno mientras veía el amanecer por la ventana. Los crepúsculos eran lo más hermoso para mí que tenía éste lugar a pesar de que el cielo siempre estaba encapotado, era una maravilla ver el sol asomarse de entre las montañas lejanas, luchando contra las nubes grises. No había muchos alimentos de los qué escoger, solo pan, huevo y malteada así que hice una gran cantidad de huevo revuelto y lo serví con el pan y las malteadas.

         Los niños comían a gusto, unos en la mesa junto a los empleados y yo y los demás en el suelo. A pesar de que siempre veo caras nuevas, les he agarrado tanto cariño que espero que los adopten familias que puedan darles más que nosotros.

-“Ya no queda más comida.”—le informo al mayordomo. Es un gordo que come con gula.

-“Ok, ahora te daré el dinero para que compres más.”—pronuncia con la boca llena de comida.

Yo hago eso y mínimo que muero atragantada.

         Me levanté de la mesa y me fui a mi habitación para cambiarme los zapatos deportivos ya desgastados por las botas que no se quedan muy atrás. Tomé mi abrigo marrón que ya comenzaba a deshacerse de tantas lavadas, ya no protegía mucho del frío pro era el único que tenía.

         Tenía que hacer esas compras rápido para poder tener el almuerzo a tiempo así que me dirigí a su oficina donde él estaba contando un dinero.

-“Toma.”—me tendió una paca de billetes el triple de gruesa de lo que generalmente me entrega. –“Es año nuevo, compra todo lo que quieras ¡Largo!”—insiste y obedezco antes de que cambie de opinión.

         Mientras salía del orfanato vi a una pareja que se acercaba hacia el recinto, caminé hacia el portón para salir antes que ellos llegaran, pero, justo llegaron al mismo tiempo.

-“Disculpa, ¿este es el orfanato Deviloft?”—me preguntó la chica uniformada al estilo oficinista, tez clara, labios rojos, maquillada, cabello negro hasta el mentón muy bien peinado.

-“Sí”—contesté con apatía, eran otra pareja adinerada más que viene a adoptar.

-“Somos del intitulo de Canadá, venimos a realizar una especie de censo a jóvenes con más de 13 años para becar a uno de ellos.”—me explica el chico a su lado, vestía un traje formal, un poco de barba, sonrisa encantadora, cabello castaño.

-“Perderán su tiempo.”—comento al pensar en los empleados y lo gruñones que son. –“Soy la única…”—no sé si estaba segura de decir eso –“Los niños allá adentro no pasan de 4 años.”—les explico.

-“Oh, entiendo.”— asiente él con la cabeza.

-“Mi nombre es Lee y él es Michael.”—habla la chica.

         No les dije mi nombre, tenía un raro presentimiento. A mí no me pasan cosas buenas, no me caracterizo por tener ‘buena suerte’, soy un imán para las desgracias.

-“Tengo que irme.”—comencé a decir intentando rodearlos.

         El hombre se interpuso en mi camino y me miraba compasivamente mientras sacaba algo de la parte de adentro de su traje.

-“Si te gustaría estudiar, puedes hacer la prueba yendo a ésta dirección.”—y me tendió una tarjetica pequeña. –“Estaremos hasta las 5.”—

         Yo asentí solamente y me alejé de ellos, antes de cruzar la esquina había un lujoso carro gris estacionado que imagino sería de ellos.

         Mientras compraba las frutas y los demás alimentos, no podía parar de pensar en la propuesta de esos dos. Genial. Había leído muchos libros de psicología en mi vida y había practicado con los empleados para adivinar si estaban mintiendo, bromeado u ocultando algo, y estos chicos no tenían cara de estafadores.

         Tal vez debería acercarme allá… Sería una excelente oportunidad para salir de este infierno. Me decía mientras preparaba el almuerzo. Siempre he soñado con estudiar en una escuela, rodearme de personas que no sean una mierda… ¡Vamos! ¿Qué tan difícil puede ser estudiar en un instituto? Después de todo, en los libros no describen tan mal a las escuelas…

         Luego de almorzar, me vi a mí misma saliendo del orfanato mientras leía la tarjetita en mis manos. Con el dinero que me sobró pagué un taxi para que me dejara en la dirección. El lugar era un edificio con diferentes locales y oficinas. Al llegar a la oficina del Instituto de Canadá suspiré deseando que nada fuera mentira y abrí la puerta que sonó como una campaña anunciando mi presencia.

         Solo había una pequeña sala de estar y una recepcionista que me sonrió amablemente. Estaba a punto de devolverme por donde vine, cuando de una puerta cerrada salió el chico que había conocido más temprano, él sonrió al verme.

-“Al fin viniste, creí que ya no vendrías.”—me dijo.

-“Si… Solo vengo a que me expliques cómo funcionan las cosas, no he tomado una decisión aún.”—alego sonriendo lo más amable que puedo.

-“Está bien, toma asiento.”—me ofrece señalando las 5 sillas pegadas una al lado de la otra y a la pared. Me senté y luego él se sentó a mi lado. –“Primero tendrás que responder a una serie de preguntas para saber cómo están tus conocimientos, con eso sabremos a qué grado asignarte, haremos el papeleo de la visa, el pasaporte, el boleto de avión, los documentos restantes los llenarán allá en el internado y lo que queda es estudiar porque el tutor, que es el internado, correrá con todos los gastos. Fácil.”—explicó resumidamente.

-“Increíble…”—susurré para mí misma. Grandioso.

-“¿Qué?”—preguntó.

-“¿Qué internado?”—le pregunto evadiendo la suya.

-“El mejor internado de Londres.”—aseguró.

-“Así que solo tengo que estudiar…”—repetí.

-“Si, tendrás todos los gastos pagos.”—

-“Está bien…”—Hagámoslo.

         Michael me condujo luego por la puerta que había salido y allí se encontraba Lee. Me sentaron en un rincón para que pudiera concentrarme y me dieron varias hojas con preguntas de V/F. Yo estaba bastante nerviosa, creo que 15 minutos pasaron y ya yo las había respondido todas, no eran tan difíciles como pensaba. Esperé otros 15 minutos a que ellos revisaran las preguntas, me llamaron a la oficina de nuevo y tenían cara de asombro.

         Oh, no.

-“¿Tan mal estuve?”—pregunto sin querer saberlo en realidad.

Soy una bruta.

-“No, al contrario. Respondiste todas las preguntas bien.”—me dijo Lee contenta.

-“Sí, excelente.”—concordó Michael. Sonreí aliviada. –“¿Cuántos años tienes?”— me preguntó juntando las cejas.

-“Creo que 17 o 18.”—respondí avergonzada.

-“¿Cuál es tu nombre?”—me preguntó Lee.

-“Ligia Elena.”—

-“¿Nada más?”—preguntaron ambos.

-“Nada más.”—asentí.

-“Ok, firma aquí.”—me dijo él.

         Tomé el bolígrafo y firmé en la línea negra al final de la hoja.

-“Bien, tus papeles estarán listos dentro de tres días. Pasaremos por ti para llevarte al aeropuerto el 8 de enero a las 3 pm.”—me informó Michael.

-“Los estaré esperando lista.”—asentí. –“Gracias.”—era el primer ‘gracias’ que decía sinceramente en toda mi vida.


         No me quedé ni un segundo más y salí caminando rápido. Al volver al orfanato comenzaba a adaptarme a la idea de no sentirme tan triste. Creo que esto va a funcionar.













Parece que la vida no es tan mala como parece. ¿Ustedes que opinan?

Cuando tenga listo el capítulo 3 lo publicaré en seguida.



Me Alegro Por Ti. Capítulo 1.

1.

         Mis libros son la escapatoria que yo escogí para salir de la realidad, y verdaderamente funciona. Desde que aprendí a leer, los libros son mi todo y sin ellos  no sé qué hubiera sido de mí.

         Llevando las cuentas de cada año que paso metida dentro de éste lugar, considero que tendré no menos de 17 o 18 años, no sé nada a ciencia cierta de mí, no sé si tengo 20 o 17 años, no sé el día que nací ni el día en que me abandonaron aquí y sin embargo no me preocupa en lo absoluto. Es primero de enero de 2016 y yo estoy en mi cama enrollada entre las sábanas…

         Pienso es que éste será otro año de mierda si no hago nada al respecto. Pienso, pienso, pienso. Pienso mucho en demasiadas cosas constantemente y el único resultado que obtengo de eso es caer más bajo dentro del hoyo de la depresión, para muestra están las cortadas en mis brazos y piernas. Eso lo dice todo.

         Si… acepto que soy chica débil, delicada, sensible y sola, mucho de cada una. Demasiado diría yo. Recuerdo que un día, escapándome del orfanato cuando tenía 8 años, corría y corría, sin rumbo aparente, pero, sabía lo que hacía, lo había hecho millones de veces y siempre volvía. Al final del día nadie se daba cuenta de que yo había estado ausente, recuerdo que ese día las lágrimas nublaban mi visión y yo pensaba en ¿Para qué volver? No es como si alguien me estuviera esperando o que tenía que volver por algo porque en realidad no tenía nada ni a nadie. De pronto sentí cómo mis piernas se tropezaban con algo al correr y caí, había tropezado con una piedra enterrada en la nieve y me había ganado un raspón. Grité ayuda, pero, nadie venía, en ese momento solo el frío clima era mi compañía. Entonces repasé los hechos, ahora no lloraba por mi desgraciada vida, al dolor primario lo sustituía el ardor de mi rodilla sangrando y, aunque solo por un momento, el dolor era lo suficientemente fuerte como para ocupar mi mente solo en sufrir éste y olvidar momentáneamente el dolor anterior…

         …Desde ese día me provoco dolor físico cuando el dolor de mi alma me aturde, pero, solo son heridas superficiales, no soy lo suficientemente valiente como para quitarme la vida… por desgracia.

         Todo tipo de esperanza o sentimiento similar se espumaron a mis 5 años cuando escuché al mayordomo y a la sirvienta hablar de mí en la oficina al lado de la biblioteca.
-“Ya está muy grande, nadie la adoptará ya.”—dijeron los únicos empleados que se ‘encargaban de cuidarnos’.

         Y nadie más que yo tiene la culpa de eso. Cuando aprendí a leer a los 3 años por mi cuenta, curiosee hasta que entendí los términos orfanato, huérfana, abandono y adopción. No comprendía porqué nadie me había adoptado en esos tres años, pero, desde ese día me negaba a permitir que nadie más pensara en adoptarme. Cada vez que me presentaban a las parejas que buscaban adoptar sentía una sensación de odio y repugnancia inmensos a la pareja que buscaba, que, sin pensarlo, hacía todo lo posible porque no me adoptaran.

         No sé si soy inteligente o lo opuesto, pero, solo el imaginarme cómo una mujer que da a luz a una bebé es tan descorazonada de dejarla tirada en la puerta de un orfanato me hace pensar que todas las madres y padres son iguales; y he aprendido a tenerle odio y rechazar a cada persona que se me acerque queriendo hacer el papel de madre.

         Pero, bueno… Volviendo a la realidad. Ya me había leído todos los libros de la biblioteca. Eran de toda clase, me gustaban todos, como pasatiempo dibujo cómo imagino el rostro de los personajes, o imaginaba el contexto de la historia y dibujaba paisajes. Mensual llegaban libros, seguro que los donantes al orfanato eran escritores o qué se yo, solo me importaban los libros. También me gusta hacer ejercicio, cuando no me basta leer para estar en paz, dibujo, cuando no me basta dibujar, hago ejercicio, y como última opción está el cortarme.

         Cuando leí sobre animales recuerdo que estaba pequeña y desde ese día no volví a probar nada de comida proveniente de un animal muerto, no me importaba tener que pasar hambre, y cuando la sirvienta me descubría y me hacía comerlo, vomitaba todo más tarde involuntariamente. El baño del orfanato no tiene calentadores y a duras penas puedo bañarme una vez al día.

         Algo que me desagrada de sobremanera son los espejos, no estoy muy interesada en verme a mí misma y recordarme lo horrible que soy. Mi cabello generalmente es un desastre pues no soy muy amante a peinar algo que me llega por debajo de los glúteos, lo único que me agrada es que no tiene un color definido, es decir, a veces parece más marrón que rojo y a veces parece más naranja que marrón, tengo pecas por todo el cuerpo como si al nacer me hubieran tirado a un bote de basura y nunca me hubiera bañado, es lo que más odio, y que mi tono de piel es tan blanco que si no hiciera ese horrible contraste con mis pecas, seguro parecería una muerta, mis ojos son clase aparte, creo que cambian con el tiempo o con mi estado de ánimo, a veces son más grises que celestes, a veces son más oscuros, a veces parecen verde agua; lo único que no cambia de color son mis labios, siempre están rojos y son lo que menos llama la atención mi cuerpo.

         Cuando pasé por la pubertad fue algo que me espantó de sobremanera, la sirvienta brillaba por su ausencia y yo no iba a ser la que le pidiera ayuda, para eso tenía a los libros. Yo me atrevo a decir que fueron los 5 años más duros de mi vida, mi busto creció enormemente al igual que mi trasero, no crecí mucho de estatura y me puse muy delgada sin importar que comiera todo lo que pudiera. Justo unos días antes de esto los dos únicos empleados (los cuales eran nuestros cuidadores) amenazaron con botarme a la calle pues ya estaba demasiado grande para que me mantuvieran. ¿Para dónde iría?

         No quería imaginarme qué era peor que estar aquí, porque allá era mucho peor de seguro, no quería tampoco que me separaran de mis libros… aunque sabía que algún día pasaría. Entonces, aferrándome a algo de suerte, les supliqué que me dejaran quedarme un tiempo más y les propuse a cambio que yo podría cocinar, ya que la sirvienta odiaba eso, y también podía hacer las compras y los mandados, porque sabía que al mayordomo le daba demasiada pereza salir del orfanato. Al final accedieron.

         Desde ese día cocino desayuno, almuerzo y cena para alrededor de 50 bocas, la sirvienta se encarga de los bebés, el mayordomo me da el dinero para hacer las compras de los alimentos, yo le pido más del necesario para comparar hojillas, vendas, gazas, alcohol y solo un abrigo y unas botas que, aunque no son ni nuevas ni de marca, me protegen del frío. Al principio solo cocinaba por obligación y todos los días vomitaba cuando, mientras hacía la comida, tenía que cocinar pollo o filetear la carne. Sentía pena y dolor por esos animales que perdieron la vida para alimentarlos a ellos, sin embargo, fui acostumbrándome con el tiempo y dejé de vomitar porque lo odiaba. No había peor sensación en la tierra que la que se siente al vomitar. Así con los días le fui agarrando amor al arte de cocinar poniendo en práctica toda receta que leía en los libros.

         Hoy en la mañana, antes de hacer el desayuno, salí a trotar muy temprano como tengo la costumbre y cuando regresé escuché a la sirvienta que le decía al mayordomo “Puede que cocine bien, pero, si un día de éstos decide irse yo estaré muy contenta”  Y escucharla decir eso me hacía sentir que nada de lo que hiciera sería suficiente, después de tanto esfuerzo así es como me pagan… Así que desde hoy voy a dejar de actuar buscando que los demás me acepten, porque sí, me importa lo que los demás piensen de mí, sino no me cortara, pero, no pienso actuar como los demás quieren que actúe, seré yo misma.

         Y nada de lástima, me basta con la lástima que me tengo yo misma para sumar la tuya, no la quiero y no la necesito, no te necesito ni a ti ni a ésta puta sociedad. Más adelante les restregaré a todos en la cara que sí puedo. Ésta sociedad de mierda no va a acabar conmigo y, aunque me afecten todos los insultos, no cambiaré por nadie ni por nada.

 
Así imagino yo a Ligia Elena






¿Qué te ha parecido?

Cuéntame.

Muero de ganas por saber su opinión al respecto.

Recuerden que también la subo a Wattpad, tengo Twitter, Facebook y Tumblr por si se quieren comunicar conmigo por otra vía.

Y... *ya no sé qué más decir*
Díganme si quieren que haga una entrada especial para elegir cómo sería Ligia si fuera real. Tengo muchas opciones y todas me gustan así que no puedo decidirme, puse esa porque fue la primera que escogí antes de encontrar a mis otras Ligias perfectas *no me paren, estoy loca*

Saludos entonces personas hermosas.

Me Alegro Por Ti. Prólogo

Mi historia

            La sirvienta del orfanato, amargada y odiosa, lo único que puede decirme de mi origen es que me dejaron en la puerta de éste mugroso orfanato dentro de una canasta con un nombre en ella.
         Ligia Elena.
         Así, sin apellido, solo con una manta que me cubría del frío a comienzos de la primavera. Pero, hay que darles créditos, se percataron de que en ésta parte de Canadá siempre hay invierno antes de abandonarme. Que solidarios ¿No?
         No se sabe nada más acerca de cuál es mi procedencia, claro que eso no importa para nada. Lo único que tengo son los libros que me rodean en la biblioteca donde vivo.
         Ah, porque esa es otra cosa. En la temporada que llegué ya no tenían espacio disponible para un huérfano más, y, con buena intención, la sirvienta me tiró en la biblioteca. Gracias a Dios no tengo memoria de mis tiempos de bebé, pero, imagino que debió ser un asco. Como toda mi vida.
         Es irónico darse cuenta de que nombro a Dios muy seguido y al mismo tiempo sentirme la persona más abandonada por ese ser supremo. Si es que existe. Y, pues, pensarán “Ésta chica debe pasarse la vida quejándose” y es totalmente entendible, pero, es lo que menos hago… Bueno, solo cuando estoy sola, así es de la única manera que puedo ser yo misma sin que nadie más que yo me lastime. Sin embargo, puedo ser la mejor mentirosa cuando de relacionarme con personas se trata.

         Y la verdad es que lo que menos quiero es la lástima de nadie. Yo puedo sola con mi carga, mi pesar, mi mierda o lo que sea. Y si no, pues, yo veo cómo me las arreglo.


Les dejé el prólogo y dentro de poco subiré los primeros dos capítulos. También les dejaré una imagen de los personajes más importantes conforme vayan apareciendo. Les quiero contar también que ya me estoy encargando del booktrailer, como todo lo referente a la novela, yo realizaré todo. La portada la hice yo, el booktrailer lo haré yo, también quiero hacer un banner y otras cosas que les iré mostrando.

Déjenme saber qué les pareció el Prólogo porque, como les hice saber en las entradas pasadas, tomo en cuenta todos los comentarios. 

Otra cosa, sé que no publico desde hace muchos meses, pero, me comprometo a publicar entradas más seguido y a mantenerlos al tanto de todo en cuanto me sea posible.

Espero que la disfruten tanto o más que yo. 

Adiós, personas hermosas.

Me Alegro Por Ti.

Sinopsis


Una chica y un chico. No tienen nada en común pero, a la vez, lo tienen todo. Ambas vidas tienen varios secretos que contar. Él está dispuesto a abrirle su corazón y mostrarle su oscuro pasado. Ella no debería perdonarlo y claro que ella no está dispuesta a contarle su más profundo secreto. 

¿Pero, podrá resistir la tentación? 

¿A pesar de todo lo que le ha hecho? 

Cualquiera pensaría que él es el sincero y ella la mentirosa, pero, nada es lo que parece. Incluso cuando la historia cuenta las dos versiones en su contenido.

Portada del libro.

Hola, personas hermosas. Como lo prometí, aquí está la sinopsis de la historia. Déjenme saber en sus comentarios qué les parece, cualquier comentario al respecto es muy importante para mí.

Gracias por leer, si lo leíste.

Déjame tu opinión sobre la primera impresión que te ha dejado la lectura. No sabes lo importante que es para mí que alguien si quiera se tome la molestia de leerlo así que comenta o mándame un mensaje o una señal de humo.

¡Les cuento que yo escribo!

Le dedico este cordial saludo a quien sea que esté leyendo ésto. Usted es muy importante para mí desde que decidió que mi blog valiera la pena visitarlo, y si lo hizo por error también cuenta para mí.

No soy muy buena haciendo amistades ni soy muy sociable que digamos. Yo solo sirvo para leer, aprender y escribir. Y estoy aquí por esa misma razón, para relatar un poco de mi idea repentina.
Resulta que no sabía que tenía Wattpad desde hace dos años, o no me acuerdo de haber abierto una cuenta allí. Un día me recomendaron una historia y me picó la curiosidad por leerla, la leí y quedé encantada, luego le conté a la autora que me había encantado y hasta me había incentivado a subir una de las mías. Luego, leí otra que también cumplió con todas mis expectativas y es por eso que ambas me han dado el valor para estar escribiendo esto.
Pensé entonces que si yo moría nadie que estaba a mi alrededor me conocería realmente, así que he decidido mostrar o subir a la red mi historia, porque qué mejor manera de conocer a una persona que leyendo lo que escribe, aún cuando no creo que nadie la lea o que a nadie le guste, etcétera, quisiera intentarlo...
Entonces solo quería hacerle saber (a quien sea o a nadie) que voy a tomarme la molestia de subir mi historia más preciada a Wattpad y a éste mi blog personal para que antes de morir alguien me conozca realmente.

La historia o la novela no es nada de fanfic ni nada por el estilo, pero, yo desde que la estoy escribiendo he recolectado imágenes de cómo imagino a cada uno de los personajes, los lugares dentro de la historia, vestimenta y cosas por el estilo así que será muy importante para mí compartir mi pequeña locura o mi pequeño pedasito de felicidad con ustedes. Porque ésta historia representa mucho para mí y es una de las pocas cosas en las que he puesto todo mi empeño y dedicación.

Y para que no se haga más extensa ésta entrada me despido. Que tengan un feliz día, tarde o noche.

Nota: 
No es una historia de mi vida, es una historia que escribo desde hace 2 años que ahora les subiré el Prólogo.

jueves, 19 de febrero de 2015

La chica extrovertida y sincera.

Pero, buscamos la manera de reflejar lo que vemos en el hogar. Aunque no lo queramos admitir.




Hola a todos, brevemente quiero pedirles disculpas de todo corazón porque sé que me he tardado un buen en volver a postear, pero, tuve mis razones, las cuales les contaré al final de la entrada para de una vez escribir sobre el tema de hoy.

Si por mí fuera hablaría de todas mis amigas en un solo post, pero, he decidido separarlos y hacer un post para cada una porque sé que me voy a extender, y luego los aburriré. Me conozco.

No quisiera extenderme mucho sobre por qué he escogido esto para contarles por sobre todo lo que tengo que contarles. Resumidamente, se trata de que hoy me ha pasado algo muy particular con una de mis amigas que quiero platicarlo a fondo con ustedes (si, ya sé que será un monólogo, pero, déjenme vivir mi sueño). Y aclaro que ninguno de los nombres que ponga serán reales, ya saben, para proteger su privacidad.
Mi amiga me recuerda a esta foto.






























Me caracterizo por ser una persona que escucha mucho. Escucho todo, aunque crean que no lo hago. Y me la paso escuchando a las personas diciendo "Mírala, igual a su madre de brincona" o el "Heredó el mal humor de su padre" y nunca falta el "¿Ves a ese niño de allá? Es drogadicto y malandro, y eso que sus padres son muy trabajadores y mano dura", pero, muy raramente escucho "El chico de allá es luchador e inteligente, menos mal que sus padres supieron cómo guiarlo" o "a pesar de todo lo que le ha tocado vivir ha salido adelante sola y ese es su problema cuántos novios tenga". Las personas siempre hablarán y se regodearán de tus defectos o las malas decisiones que hayas tomado, pero no me refiero a eso con mi frase. No me refiero al hecho de que las personas estúpidas se regodean criticando las vidas de los demás simplemente porque sus vidas son demasiado aburridas. Tampoco me refiero al hecho de que dentro de las familias poco valorizadas y descontroladas se den casos como el que los hijos decidan tomar los mismos pasos de sus padres, incluso porque es un hecho completamente normal y totalmente predecible. 

Yo solo me refiero a aquello que pasa delante de nuestros ojos y no nos damos cuenta, a que asumimos conductas inculcadas como propias y originales. Indirectamente claro, por eso no nos damos cuenta.

Odio juzgar a las personas, por mucho que se equivoquen, y ésta no es la excepción. En muchos hogares pasa que los adultos, quienes son las cabezas de la familia, asumen que por haber criado a una persona y por haberla "mantenido" son los dueños de la vida de dicha persona. Sí, y no saben lo equivocados que están porque creen que eso está bien. Que marginarla a una vida de encierro está bien, que pueden tratar de ignorar el hecho de que está creciendo y que necesita madurar solo porque la "mantiene" está bien, que tiene que callar y asentir sin derecho a decir su opinión solo porque "tiene que respetar a los mayores" (aún cuando no tienen la razón) está bien.

¡Ya, tú! ¡Déja de joderme la vida y búscate un hijo, yo tengo mi madre!

Eso me provoca decirle si yo fuera ella.

Y es que me pongo en su lugar, en sus zapatos. Ya yo lo hubiera mandado a la mierda hace un buen. Pero...

Las personas que sufren este tipo de maltrato desde que nacen pueden tomar múltiples caminos. Haciendo hincapié en que, joder, si creces conviviendo con alguien que te mete eso por la cabeza todos los días de tu maldita vida va a llegar el momento en el que pensarás "Maldita sea, no aguanto más. Tengo un límite, y hasta hoy me rejoden la vida." Y es por eso que hay personas que, en busca de acabar con ese sufrimiento lento, deciden suicidarse, fugarse, abandonar todo e irse lejos y un sin fin de ideas más que les pasan por la cabeza. Siempre buscando un lugar en donde puedan estar en paz. Esas decisiones casi siempre son tomadas luego de los 18 años, cuando ya tienes estudios y/o un trabajo sustentable, sin embargo en el afán de buscar libertad son capaces de robar, matar o incurrir en vicios como la droga o el alcohol. Lo que sea por escapar de una realidad en la que no se puede vivir en paz.

Mientras tanto que esperamos ese momento, solo se puede tratar de sobrevivir. Y mi amiga está tratando de sobrevivir sin que eso afecte su personalidad, aunque eso es muy difícil, existen métodos. A ella no le gusta hablar mucho sobre lo que le pase en especial los problemas que enfrente, finge ante el resto que todo está bien, al fin y al cabo a nadie le importa resolver los problemas de los demás, ya tienen mucho con los suyos, y eso de andar quejándose y lamentándose no va con ella. A pesar de todo, ella es una chica muy extrovertida y sincera, trata constantemente de comportarse y actuar de acuerdo a sus principios cada vez que puede para nunca olvidar lo que es, lo que espera ser y así estar cada vez más cerca de sus metas.

No hay nada de malo en ella. Solo son algunas personas que la rodean que piensan que tener novio a nuestra edad significa que eres puta y descerebrada.

¿Captaron lo ignorante del pensamiento?


Disculpen por la tardanza, es que mi vida es demaciado ocupada y no tengo casi tiempo para nada. En serio, y eso me estresa. Pero no podía dejar de escribir hoy, se los juro, me moría lentamente buscando un momento para escribir mi furia a cerca de eso. Y todo porque no es lo mismo que tú sospeches sobre algo a que tú presencies ese horror de la naturaleza humana, lo proceses, lo analices y hagas tus propias conclusiones. 

Pero bueno...

Ya no hablemos más de eso.

Les mando saludos criaturitas, gracias por leerme. 

viernes, 2 de enero de 2015

¡¡¡Di siempre la verdad!!!

Mucha gente, especialmente la ignorante, desea castigarte por decir la verdad, por ser correcto, por ser tú. Nunca te disculpes por ser correcto, o por estar años delante de tu tiempo. Si estás en lo cierto y lo sabes, que hable tu razón. Porque incluso si eres una minoría de uno solo, la verdad sigue siendo la verdad.





Palabras sabias que quería compartir con ustedes. Que pasen buenas noches, chaito... ;)